16 sept. 2007

VACACIONES AMPLIADAS, CAPÍTULO II

Acabamos la primera parte del viaje pasando del Caribe al Pacífico en un día. Así que llegamos a Masachapa acompañados de una lluvia fuerte de las que hay por aquí en esta época, a tiempo para buscar un hotelito y darnos un chapuzón. El problema es que la playa más cercana estaba muy sucia por las lluvias que arrastraron mucho sedimento y maleza y desembocaban allí cerca, así que buscamos otra algo más apartada y tranquila. Al día siguiente, tras pasarlas canutas para encontrar un sitio para desayunar (hombre, ya sé que era tarde, pero aun así...) y platicar con una pareja de médicos muy simpáticos (que nos contaron todo tipo de anécdotas médicas, imaginaros...) volvimos al hotel para dejar libre la habitación y dejar la maleta guardada en la recepción, mientras nos dábamos el último bañito antes de pillar el último busito para Managua (llegando al mercado Israel Lewites en dos horitas, para quien le interese) que salía a las 16:30. Y nos llevamos el bolso con nosotros "por si acaso...". Mientras nos bañábamos dejamos en un muro las cosas tapadas por la toalla a la vista desde donde nos chapuzábamos. Todo estaba tranquilo, una pareja se bañaba por allí, y un chico un poco más lejos (con pinta sospechosa, pero como íbamos a estar siempre con un ojo encima de las cosas no problem...). De pronto el chico no estaba, y de nuestras cosas solo encontramos la toalla tapando mis sandalias, el resto voló... (vamos, que se lo pusimos en bandeja)

MORALEJA: eres un guiri, no te creas tan listo si estás fuera de tu casa ;-DD

A partir de aquí comienza una parte del viaje que bautizamos como "Turismo Institucional", yendo a poner la denuncia, con la policía (eso sí, muy amable y hasta eficiente, puede que hasta hayan ya encontrado mi cámara, tengo que ir a confirmarlo), sin plata, ni tarjetas, ni pasaportes, ni cámara con fotos del viaje, ni na de na, menos mal que nos dieron raid a Managua la pareja que se estaba bañando cuando nosotros, y en Managua ya tuvimos el apoyo logístico de la oficina ISF (muchas gracias por todo!). Y luego quedó el tema de la embajada, comprar nuevo billete de avión porque al volver por USA sólo servía el pasaporte electrónico (que se hace en España y no llegaba a tiempo) y no el salvoconducto de la embajada, más policía, anular las tarjetas y blablabla. Todo un aprendizaje (aunque me gustó más el Caribe...).
El lado bueno fue que las vacaciones duraron una semana más de lo previsto..., aunque ahí fue cuando entró el huracán Félix y no pudimos unir las dos rutas de turismo comunitario que se han estado formando en la zona del Lago Apanás, muy cercano a Jinotega (Jigüina y Sisle) como hubiéramos querido, cruzando el lago de una a la otra. Pero sí tuvimos tiempo de dar una gira por la zona del nuevo proyecto de ESF Galicia, para luego irnos el fin de semana al Paisaje Terrestre Protegido Miraflor-Moropotente (una parte del cual entra en el área del proyecto de Ordenamiento Territorial, y que es absolutamente recomendable visitar). Y en la semana "adicional" tampoco perdimos el tiempo, aparte de vaguear en Jinotega estuvimos en Selva Negra (un hotel tipo Alpes alemanes en las montañas del norte nicaragüense entre Matagalpa y Jinotega, con senderos preciosos y muy bien indicados en medio de la nebliselva, y que por cierto aprendimos bien por qué se llama nebliselva...), y luego ya con todos los petates bajar a bañarse en la Laguna de Apoyo (que yo conocía desde las alturas de Catarina), ver la verbena de Masaya (y caer en la tentación de comprar algunas cosillas en sus dos mercados, incluída una hamaca) y subir al único parque nacional de Nicaragua, el Volcán Masaya (yo ya lo conocía, y para quién le interese se puede llegar en bus a la entrada y te suben en vehículo los guardas del parque por el módico precio de 10 córdobas por cabeza, mínimo 50, lo digo porque nos cansamos de dar vueltas en Masaya preguntando y nadie nos lo dijo, así que tuvimos que agarrar el bus y luego unas motitos de tres ruedas que naturalmente solo nos dejaron en la entrada porque el motor no les daba para subir hasta arriba, y no nos apetecía subir caminando los 5 Km que hay hasta el cráter, aunque mucha gente lo hace). También para quien le interese, top-model se había cansado de los turistas y ya no estaba, ooooooh.
Y, como el año pasado, sentí que las vacaciones realmente se acabaron ya en el aeropuerto Augusto César Sandino, cuando me despedí de quien hace que cualquier viaje sea estupendo, como lo fue este. Y aun me queda muchísimo por conocer de esta Nicaragua, Nicaragüita...

1 comentario:

Anónimo dijo...

a mi hija le han robado todo.pasaporte carne etc etc etc en nicaragua que es lo que deve hacer gracias