31 ene. 2008

POLÍTICA NICA...


Un día en este blog dije que no hablaría de política nica "de momento", y no es hasta que me he ido (veremos por cuanto tiempo) cuando me he decidido a comentar algo, de forma cauta y siendo consciente de que en poco más de año y medio de seguir la política nica tampoco es fácil tener una opinión clara, aunque puede que sí objetiva.

En Nicaragua está todo muy politizado, creo que como en el resto de centroamérica. En esta zona norte, donde tenemos los proyectos, el frente sandinista casi no tiene alcaldías (curiosamente sí en las ciudades grandes, veremos qué ocurre este año 2008, que son elecciones municipales de nuevo), pero una de las tres afectadas por el proyecto sí es sandinista, lo que pasa es que desde el principio se ha dejado claro que el apoyo institucional no es apoyo partidista. El trabajar con alcaldías de distinto signo ha ayudado a que lo que podía ser un problema se ha convertido en una oportunidad (que además ha servido para fortalecer al comité de cuenca al haber representantes de distintas tendencias). La rotación entre puestos (incluso de una alcaldía a otra), hace que a cuantos más "actores políticos" se llegue con la incidencia en la gestión integral de los recursos naturales, más se asegure una cierta continuidad en el proyecto a pesar de los posibles cambios.

Los sandinistas son los que hicieron la revolución contra el dictador Somoza en el 79. Son de perfil izquierdista-social, pero no llegaron a simpatizar totalmente con el régimen de Moscú, aunque sí tuvo muchos acercamientos con él (también, y sobre todo, con Cuba), y en 1990 cuando acabó la guerra permitieron la celebración de elecciones libres, en las que además perdieron, y fue cuando ganó Violeta Chamorro. Esta mujer era liberal (y viuda de un periodista crítico con el régimen de Somoza al que habían matado a finales de los 70, y que fue una de las chispas que encendió la revolución). Entre ella, y Arnoldo Alemán más tarde, liberalizaron muchas empresas estatales, típica política neoliberal (dictada en gran parte por las entidades de cooperación multilateral tipo FMI o BM) donde se cargaron demasiadas cosas sociales…,como por ejemplo la educación gratuita. Teóricamente se decía que era gratuita, pero al final había que pagar por libros y material, incluso por cada examen para aprobar los cursos, y llevar todos un uniforme que es caro con lo que hay bastantes niños que no pueden asistir al colegio, o iban un año y al siguiente no podían, o cada año iba un hermano porque no podían ir todos a la vez.

En noviembre del 2006 hubo elecciones generales, donde, 16 años después, Daniel Ortega, del frente sandinista, volvió al poder. Me gustó que ganara la (presumible) izquierda, que nunca pudo gobernar en tiempo de paz, para ver qué tal lo hacen, aunque me da la impresión de que Daniel Ortega es ahora mismo más bien un dinosaurio que lastra el proceso de modernización de la izquierda nica. El frente gobernaba durante la guerra (incluso llegando a ganar unas elecciones), y los ex-somocistas de la guardia nacional armados por USA (y a quienes se llamó "la contra") boikoteaban todo lo que podían y en las guerras ya se sabe, siempre hay animaladas por todos los bandos…Aquí entre los compas (sandinistas del ejército regular o movilizados al servicio militar), la contra (movilizada sobre todo desde Honduras), y ya a partir de las elecciones del 90 los recontra (contras que no aceptaron la paz y siguieron matando simpatizantes sandinistas), los recompas (compas que al ver que los recontras seguían y porque además no sabían hacer otra cosa pues siguieron la lucha), y los mezclados (gente de ambos bandos que le daban caña a todo, en plan salteadores), hubo cierto grado de inestabilidad hasta el 93 más o menos. Al final entregaron las armas y hubo una desmovilización general (es lo que tiene la guerra, cuando especializas a una generación entera en combatir, luego no saben hacer otra cosa, y es difícil de reintegrar en la vida civil, sin contar en que alguien con armas y nada más se siente realmente con poder...).

El problema es que en este año y poco de mandato danielista el presumible izquierdismo se ha visto lastrado por unas alianzas electorales para conseguir el poder a cualquier precio, con la iglesia más conservadora liderada por el Cardenal Obando, y con un vicepresidente que fue líder de la contra (Morales Carazo). Estas alianzas se hicieron en nombre de la "reconciliación nacional", lema que presidió la campaña junto con "el pueblo presidente" y "arriba los pobres del mundo".


Ya en campaña el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), que agrupa varios partidos que se consideran sandinistas pero no danielistas, y donde recalaron muchos de los intelectuales progresistas de nicaragua, liderados por el ex-alcalde del frente sandinista de Managua, iban ganando bastantes votos. En la derecha, ocurrió algo similar con la escisión del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) que Arnoldo Alemán manejaba desde la sombra por su acusación de malversación de fondos en su mandato con las ayudas del Mich (y que se escindió tanto por las irregularidades de Arnoldo, como por las alianzas entre el PLC y el Frente Sandinista para repartirse el poder judicial, pero también por la ambición política de banqueros y empresarios a los que no les estaban dando espacios). Esas dos escisiones (MRS y la llamada Alianza Liberal Nicaragüense) representan posiblemente la izquierda y la derecha moderna de nicaragua, menos de "andar por casa" o basada en caciques, pero más globalizada y menos "autóctona". Al final en las elecciones la escisión del frente no consiguió demasiados votos (también tuvo que ver la muerte durante la campaña de su líder), pero la escisión de la derecha superó al propio PLC en la votación a la presidencia. Hoy en día están repartidos los poderes en la asamblea general, donde el frente gobierna en minoría, y Daniel busca fortalecer su poder frente a la asamblea ante la oposición de esta (si bien no están consiguiendo unirse ni siquiera los dos partidos de la derecha para muchos temas en los que derrotarían al Frente).

La acusación más generalizada es que hay una tendencia al centralismo en la figura de Daniel Ortega (o de su mujer...), que ha estado buscando la manera de, a través de programas sociales como hambre cero, o la nueva cruzada de alfabetización, aumentar el control del estado central en estos procesos, y partidizando bastante el proceso. Un ejemplo de esto último ha sido la creación de instancias de participación ciudadana (los Consejos de Poder Ciudadano), paralelos a los previstos por la Ley de Participación Ciudadana y la Ley de Municipios (que se apoyaban en el poder municipal y comunitario a través de comités de desarrollo municipal y comunitario respectivamente), dependientes de los secretarios políticos locales y municipales (una especie de puenteo a las autoridades electas locales y municipales), si bien Daniel defiende que es la manera de evitar el amiguismo en el reparto de ayudas de programas como Hambre Cero. En fin, veremos como va evolucionando esto, pero a priori yo creo que la cuestión no es llevale la comida y metérsela en la boca a la gente, es que además aprenda a comer sola...

Por acabar recordando la historia, ahí va algo que en Nicaragua no suele gustar que se recuerde a ninguno de los dos bandos, aunque Sandino sea un verdadero héroe para todos los nicas ¿sabiais que Sandino era liberal?

Y para seguir informados, descargaros capítulos de la web de Los Hulosos (caricaturas de políticos sobre los acontecimientos más interesantes en clave de humor, tipo El Guiñol). Como guía deciros que El Bachi es Daniel Ortega, La Chamuca es Rosario Murillo (primera dama), El Ratoncito es el lider de ALN, El Gran Tamal es Arnoldo Alemán, El Feo es el lider de MRS, Mico-mandante o Hugo Chaveta es Hugo Chávez.

2 comentarios:

fpuga dijo...

Muy instructiva la entrada.

Una pregunta peliaguda. A partir de tu experiencia, crees que cuando se vaya a hacer un proyecto habría que plantearse como un factor importante incluír a comidades con alcaldes de distintos partidos.

Sergio dijo...

Desde un punto de vista de la sostenibilidad del proyecto sería más deseable, pero dependería mucho del tipo de proyecto y de los recursos que se tuviera para hacerlo. En el caso de un plan de ordenamiento territorial con enfoque de cuenca, digamos que no te queda más remedio y hay que tener en cuenta a todos los actores. En este caso se trató de que lo que podía parecer una "pega" contribuyera a la sostenibilidad (que aun está por ver). Eso también encarece el proceso (tanto en recursos como sobre todo en tiempo).