11 abr. 2006

RÍO SAN JUAN


A las 8:00 salía primer barco para El Castillo, pero estaba lleno, así que tuvimos que coger (perdón, agarrar, aun se me escapan...) el de las 11:45. Desayunamos tranquilamente en "El Mirador" (desde donde había una vista chula sobre el puerto, el lago y el río San Juan, ver foto, ahí sale el río del gran Lago Nicaragua, y enfrente hay una reserva natural). Luego volvimos al hotel a descansar, y ver como los niños jugaban al futbol en la calle, cuando se cansaban beisbol, y si no una mezcla rara de los dos (por ejemplo uno chutaba el balón y el otro lo bateaba, ¿es esto la mezcla de culturas?).

De vuelta al muelle, nos cayó el primer chaparrón "tropical húmedo", lluvia gorda y caliente que te empapa en cuanto te descuidas, y para como si nunca hubieran existido las nubes (la ventaja es que te secas bastante rápido, pero aun así es bastante incómoda).

Nos subimos al barco (bueno..., la definición que mejor se ajusta es una especie de autobús flotante, con un tejadillo y plásticos por los lados que se bajaban cuando llovía o cuando hacía viento y salpicaba el agua al ir avanzando por el río). Como en cualquier bus nica que se precie, también había gente que ofrecía agua, rosquillas, etc., incluso en las distintas paradas que iba haciendo entre San Carlos y El Castillo (me han dicho que en ocasiones incluso se llegan a acercar barquitas desde las que te ofrecen cosas). Está todo bastante despalado (desarbolado) para yuca, ganado, etc. Fuimos parando en distintas zonas (donde parecía que no había nada de pronto surgía un embarcadero). En la margen izquierda solo paramos en Boca de Sabalos, única poblacion importante de la zona junto con El Castillo. Hasta ahí llega carretera desde San Carlos, luego ya solo hay comunicación por el río (el río es espectacular, y en barco aun más...).

Llegamos a El Castillo. Es precioso, y hay una cultura turística superior a casi cualquier otro lugar de Nica. Se nota el trabajo de la AECI con programa Araucaria ahí. Melba, la chica de turismo, aunque a veces se queda "colgada", era muy maja. Nos orientó muy bien, incluso vino a buscarnos al restaurante, y estuvimos bajarando alternativas para poder hacer la ruta de Indio Maíz-Río Bartola y poder marcharnos al día siguiente a las 11. Nos alojamos en hotel Richardson, mu bien.

Luego comimos en restaurante Daykisu o algo así, el único al que le quedaban los camarones, la especialidad de la zona. Así que hicimos comida-cena, yo me papeé unos camarones al ajillo que debe ser de lo mejor que he comido desde que llegué a Nicaragua, sin despreciar el gallopinto (y los camarones casi parecían bogabantes...).

Al fin como se confirmó que no había barco a las 14 pues convinimos en hacer excursión a Indio-Maiz a las 6 de la mañana, para volver sobre las 10 y poder AGARRAR (ja,ja,ja, ya le voy "agarrando" el tranquillo a esta palabra...) tranquilamente barco a las 11 (iba a venir otra pareja, pero al finallas 6 les pareció muy pronto, aunque ir incluso antes es lo mejor para ver bichos y que no haga tantísimo calor). Para volver en barco privado a San Carlos cobraban 120-150 dólares, ni de coña, al lado de los 64 córdobas de la línea regular (3 euros)... mejor madrugar...

Nos tomamos media de Flor de Caña en el mismo restaurante para celebrar que ya teníamos plan, tras haber dado paseo por el pueblo (a veces tenían cortes de luz, y normalmente solo tenían agua dos veces al día, aunque en hoteles como el nuestro tenían depósito para dar agua 24 horas).

No hay comentarios: