23 ene. 2007

Y LA RELIGIÓN...

La religión tiene gran presencia en toda América Latina, y Nicaragua no es menos. Me llamó en seguida la atención que siempre están de mediadores cuando hay conflictos entre instituciones políticas o lo que sea. Aunque hay mayoría católica, los evangélicos (de distintas iglesias con nombres en general bastante "llamativos") son cada vez más. En general los evangélicos son más estrictos, acusan a los católicos de no seguir el evangelio y llevar una vida más "disipada". Pero también hay escándalos de algunos pastores de algunas iglesias evangélicas que tienen "revelaciones" de que tienen que acostarse con alguna de las hermanas o "gestionar" el dinero de los fieles.

Un día fui testigo del estado en que salían tras un fin de semana de "ejercicios espirituales" con cantos y rezos. El último de los "ejercicios" sumió (eran todo chicas esta vez) a algunas en un estado de éxtasis-histeria y a muchas las tenían que llevar entre varios, incluso alguna desmayada, muchas llorando... En fin..., no pueden salir, beber, jugar y no sé cuantas cosas más (incluido muchas de las iglesias prohiben que las mujeres vayan en pantalón, pues tienen que tener su válvula de escape con estos conciertos de éxtasis. Incluso una iba farfullando como si hablara en otro idioma, como cuando los niños (y no tan niños) hablan inglés de coña (" a guachu guay"). Claro, para inflamar al personal la animadora gritaba "Espíritu Santo ven", con otras haciendo coro y una música muy animada (toda iglesia evangélica lo primero que necesita, casi antes que local, son instrumentos musicales), y la gente supongo que se sugestionaba demasiado...

En cuanto a las iglesias católicas creo que ya comenté que me llama mucho la atención el estilo colorista y luminoso de los templos en Nicaragua (y por lo que sé, en Latinoamérica suele ser así). Hay un fuerte contraste con los templos europeos, más oscuros, que pretenden más bien crear temor y reverencia... (aunque a los indígenas no creo que les convencieran con esos templos tan siniestros para abrazar la nueva religión, y posiblemente por eso no les quedó más remedio que hacer cierta "fusión" con las culturas locales...). En la foto podeis ver el interior de la iglesia donde Ernesto Cardenal celebraba hace tiempo todos los domingos la famosa "misa campesina" con los habitantes del archipiélago de Solentiname, en el lago Nicaragua (y cantando canciones de Carlos Mejía Godoy y otros compositores de la revolución). Parece ser que Ernesto Cardenal fue excomulgado por decir la misa vestido de guerrillero (y posiblemente por otras cosas más, pero eso es otra historia...).


Lo que está claro es que casi todo el mundo cree en algo, y les encanta preguntar tus creencias y discutirlas (como preguntarte si crees en "El Gran Colochón": colocho es rizo, y como Jesús se representa con el pelo rizado le llaman Colochón, y a Dios El Gran Colochón...). Y sobra decir que en el día a día del proyecto, sobre todo en talleres comunitarios y tratando con la gente, las metáforas religiosas son muy usadas por los facilitadores para hacerse entender mejor (y a fe que lo consiguen). Eso sí, les sorprendía bastante que un chele supiera de temas religiosos y bíblicos, lo que no suele ser habitual entre los cooperantes "no religiosos" (el tiempo de católico practicante ahora me sirve para entender mucho mejor su cultura, quien me lo iba a decir, así que aprovecho para defender desde aquí una asignatura de "historia de las religiones" no doctrinal como formación básica de los chavalos)

1 comentario:

galafer dijo...

Paseando por la blogósfera encontré casualemte tu blog, es interesante lo que comentas sobre las iglesias y es efectivo, los misioneros encargados de la evangelización fuero haciendo más cercana esta “nueva religión” mezclándola con las costumbres y creencias de los pueblos originarios, dando origen a un catolicismo sui generis que permanece como religión en toda América Latina, pero a la usanza de cada pueblo y su propio entendimiento.