19 ago. 2009

Prácticas en Nicaragua

Hola desde Centroamérica!!!

Me presento, soy Víctor un voluntario de ESF organización con la que estoy realizando las prácticas del master en Desarrollo y Cooperación Internacional de Hegoa. Os escribo desde Honduras (donde la cosa para bien y para mal está bastante tranquila), pero en esta entrada en el blog hablaré sobre la primera parte de mis prácticas en Nicaragua, en la que colaboré en el proyecto de Buenas Prácticas Agroforestales en la Microcuenca del río Sasle.

Después de varios meses colaborando como voluntario en el proyecto fue muy gratificante aterrizar en Nicaragua para apoyar en el terreno en el cierre de la Fase I. Ver el lugar donde se está llevando a cabo, comprobar en el terreno los avances y las dificultades del mismo, y conocer a la gente de la contraparte y a los beneficiarios, es algo muy interesante para toda la gente que colaboramos en este tipo de proyectos.

Tras un par de días de adaptación (después me di cuenta de que en realidad fueron casi diez) tuve la primera reunión con la gente de FIDER en Managua, en la que, sin ánimo de menospreciar al bendito Skype, pude comprobar cuanto más productivas son las reuniones en persona que las reuniones a través de Internet. Estas primeras reuniones, en las que tratamos temas burocráticos y administrativos, fueron muy útiles, y además de solucionar aspectos propios del proyecto, creo nos sirvieron a ambas partes para conocer un poco mejor la forma de trabajar de cada una y así mejorar la fluidez de las tareas burocráticas (a esta labor también contribuyó el tiempo de ocio compartido con unas Toñas y Victorias bien heladas). Desde aquí le mando un saludo a toda la gente de FIDER en Managua que me acogieron y me trataron muy bien.

Unos días después me fui a Jinotega, en donde la gente de la oficina de FIDER, que está ejecutando el proyecto en las comunidades de la zona, me acogió de nuevo muy bien. Una vez allí y después de atender diferentes asuntos administrativos, pude conocer a los beneficiarios y el estado del proyecto en el terreno. Fue muy bueno ir al campo con los técnicos de FIDER y comprobar como los beneficiarios del proyecto se sienten protagonistas del mismo y aportan ideas e iniciativas. Me llamo la atención el buen conocimiento del terreno por parte de los técnicos y su muy buena relación con los beneficiarios. Por otro lado, si antes comentaba que en cooperación al desarrollo el trabajo administrativo y burocrático puede ser un tanto dificultoso, ahora quiero resaltar que no menos complejo es el trabajo en el campo, donde la realidad de la mayoría de las comunidades en cuanto a acceso, dispersión, recursos etc., dificulta las tareas de los técnicos y hace que a veces tareas que en un principio pudieran parecer sencillas sean realmente complejas.


Estas semanas en Nicaragua entre Jinotega y Managua me produjeron una impresión muy positiva del proyecto y de la labor de toda la gente que trabaja en el mismo. Después de esta primera estancia colaborando en el proyecto como voluntario y como practicante de master, quiero destacar que aunque a veces parezca que algunos conceptos teóricos trabajados en la cooperación al desarrollo son de difícil aplicación en el terreno, realmente merece la pena hacer el esfuerzo y que éste nunca cae en saco roto.

Felicito desde aquí a toda la gente implicada en el proyecto…en septiembre volveré a Nicaragua y tendréis de nuevo noticias en el blog.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Mola la reflexión. Y qué hay de las fotos de las Toñas y las Victorias? jajaja

Cristina dijo...

Está guachi! ... me moló tu reflexión del skipe!

Perla Saucedo dijo...

Creo que las relaciones entre distintos paisess atraves de skipe funcionan, es solo que nos falta confiar en el sistema, y tomarlo como cultura, por otro lado no descarto que realmente funciona mejor el trato de persona a persona.